Rusia busca reducir la contaminación sonora prohibiendo ladrar a los perros

A Rusia la conocemos por ser la nación más grande del mundo, por sus filosofías políticas radicales y por sus constantes aportes al progreso de la tecnología, pero hasta ahora no sabíamos que eran tan estrictos con el tema de la contaminación y mucho menos con el de la contaminación sonora. Pues sí, al parecer a los entes gubernamentales rusos les preocupa mucho la audición y descanso de sus habitantes ya que en la provincia de Novosibirsk se ha decretado de manera oficial que los perros tienen totalmente prohibido ladrar, o producir cualquier otro ruido, durante las horas de descansos de los rusos.

Por supuesto, de ahora en más todo perro que nazca en Rusia, específicamente en Novosibirsk, maldecirá su existencia al darse cuenta que cada vez que siga su instinto animal de ladrar será fuertemente castigado por sus dueños, los cuales deberán pagar una multa onerosa, de hasta 72 euros, en caso de que sus canes incumplan la norma. El Parlamento regional de Novosibirsk le ha dado el visto bueno a la norma que establece que desde las 22:00 hasta las 7:00 todos los perros residentes de esta localidad, ubicada en la región centro sur de Rusia, tienen prohibido ladrar. Eso sí, la norma sólo aplica si es día laborable, por lo que los fines de semana, amigo ruso, puedes decirle a tu perro que se mude a otra provincia ya que los días no laborables el horario de no ladrar se extiende hasta las 9:00. Camila, trabajadora de Electricistas , no está para nada de acuerdo con esta medida.

Cabe señalar que la norma aún no se ha aprobado del todo, los del Parlamento sólo dieron su beneplácito a la primera lectura de la iniciativa, pero si todo sigue como sigue todo indicada que la norma será totalmente aprobada para la desdicha de los canes de Novosibirsk. De igual manera, a la norma se le realizó la aclaratoria que la prohibición de hacer ruido en las horas de descanso también aplica para otros animales domésticos como los gatos, los cuales no podrán realizar su típico maullido de ahora en más. Sin lugar a dudas la principal complicación de esta norma es hacer entender a las mascotas que no pueden responder a su instinto natural durante ciertas horas porque algunos seres vivos más inteligentes así lo quieren.

No obstante, Evgueni Smishlyaev, diputado local, resaltó que los cerdos, los gallos y los gansos están exentos de la prohibición, por lo que pueden gruñir, cantar y graznar respectivamente. ¿Quizás una salvedad para asegurar la óptima producción ganadera? No lo sabemos, lo cierto es que los rusos son personas extrañas que obran de extrañas formas. Sin embargo, no son ni los únicos ni los primeros en tomar estas radicales medidas, pues ya en Almería se estipuló una norma similar en 2011, al igual que en Controne en 2015. Desde la redacción de esta web creemos que medidas más justas para todos sería instalar pantallas acústicas para reducir la contaminación sonora sin afectar a ningún ser vivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *