Pantallas acústicas para jardín: tranquilidad en el hogar

A veces no se tiene en cuenta el ruido del tráfico cuando se compra una casa. Otras veces lo que ocurre es que este se eleva por un mayor tránsito en la zona provocado por diferentes circunstancias. El resultado es siempre el mismo: molestias e intranquilidad. Cuando se trata de espacios interiores, cerrar las ventanas ayuda a mitigar esos molestos ruidos. Pero cuando se trata del exterior conseguir aislarse parece imposible.

Pero no lo es. Existen barreras acústicas diseñadas específicamente para jardines y patios. Vallas que absorben todo tipo de ruidos externos y que hacen que los espacios exteriores de la casa sean lo que tienen que ser: lugares para el relax y el descanso. Un silencio que ayuda, sin duda, a mejorar la calidad de vida y a disfrutar plenamente de la vivienda.

Este tipo de pantallas “domésticas” suelen estar fabricadas en una estructura de acero galvanizado, ligera pero muy resistente, y un núcleo de lana de roca. Paneles que no solo aíslan, sino que ofrecen infinidad de Las posibilidades decorativas. Para quienes tienen jardín, el armazón metálico puede servir de apoyo para el crecimiento de plantas trepadoras. Pero, si no es así, se puede recubrir de redes decorativas en materiales plásticos o madera que den un aspecto moderno y agradable al jardín.

Hay que tener en cuenta que, según las necesidades de aislamiento acústico y visual, los paneles se fabrican en diferentes alturas, que pueden llevar hasta los tres metros. De esta manera es posible encontrar una pantalla acústica ideal tanto en lo que a dimensiones como en lo que a estética se refiere.

Se trata de pantallas, además, realmente efectivas que aíslan la zona del jardín y también la planta baja de las viviendas. Medidas tal vez aún no muy conocidas, pero más que recomendables en el caso de viviendas situadas muy cerca de carreteras o en lugares donde el tráfico es algo más intenso.