Nuevas pantallas acústicas permiten regular la reducción del ruido del tráfico

Recientemente me dirigí al establecimiento de cerrajeroscoslada.es y noté que en el interior el recinto, donde están las oficinas, se vive un ambiento muy calmado desprovisto de cualquier ruido o contaminación sónica exterior. Me sorprendió mucho este hecho, ya que los ruidos de la ciudad, una carretera y una fábrica, están muy prontos al establecimiento. Le pregunte a una oficinista cómo logran tal placidez sónica y me comentó acerca de las barreras sónicas que poseen en todo el derredor de su recinto.

Para un mejor entendimiento de la historia, las barreras sónicas son simples paredes construidas con un diseño interno bastante complejo y muy sofisticado. Dichas barreras sónicas, también se les conoce con el nombre de paredes sónica, barreras acústicas, barreras de sonido o pantallas acústicas. La función de estas pantallas es mitigar los ruidos producidos en carreteras y en las actividades industriales para cumplir con las normativas de cada país acerca de la contaminación sónica. Tuvieron su auge en la época de los 70 en Estados Unidos.

Siguiendo la conversación con la oficinista descubrí que sus pantallas acústicas son algo anticuadas porque no tienen la posibilidad de regular el ruido apantallado como las nuevas que la Universitat Politècnica de València (UPV) y la empresa Becsa han confeccionado. De esa forma, se puede permitir la cantidad de ruido exterior que se desee según los gustos de cada usuario.

Una de las características que diferencian a esta pantalla acústica del resto, es la integración de una película aislante acústica hecha con plástico PET, proporcionado por la empresa Piesla. El plástico PET es un material muy barato, ya que puede ser reciclado constantemente, por lo que la incorporación de este aislante no supone un aumento significativo del costo de la pantalla acústica.

Asimismo, la innovación que destaca a esta pantalla y la que le valió en máximo galardón a sus creadores en la cuarta edición de la Feria Innovacarretera, festejada en Madrid, fue el diseño maleable que habilita la regulación de la penetración del sonido sobre la barrera.

Por otra parte, su diseño estético es muy vanguardista y dista en demasía de las pantallas acústicas convencionales que afean los entornos urbanos. Por ende, este tipo de pantallas acústicas permiten ser utilizadas en cualquier clase de zona, embelleciendo y proporcionado una reducción de la polución sonora. Así que, los gobiernos del mundo ya lo saben, en el mercado no hay mejor opción en cuanto a pantallas acústicas que las fabricadas por la Universitat Politècnica de València (UPV) y la empresa Becsa.

En la actualidad, la polución sónica es uno de los problemas más relevantes de las nuevas sociedades, provocando efectos nocivos notables en los ciudadanos de cualquier parte del mundo; principalmente en la salud. Es hora de que pongamos un alto a esto y nos pronunciemos al unísono para que todos los gobiernos del mundo opten por instalar en los lugares más bulliciosos de las distintas zonas internacionales, barreras de sonido para mejorar la calidad de vida de los habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *