Los sonidos perturbadores para la salud de los niños.

Los niños son una población vulnerable que les afecta los sonidos o ruidos fuerte, esos efectos del ruido pueden provocar un estrés, problemas auditiva, alteraciones cerebrales. Son ondas sonoras fuerte están presente en las escuelas, en los, hogares, en eventos deportivos o cualquier espacio público. La señora Alfonsa Riviera de empresa de electricistas profesionales comenta sobre el tema, y manifiesta que tiene un nieto que no soporta y le teme al sonido de los fuegos artificiales se siente hipersensible a ello, y corre buscando protección. Cuando le comentaron al pediatra; él les recomendó a sus padres mantener la calma ante la situación, abrazarlo fuertemente para que el niño se siente seguro; ese miedo auditivo se puede calmar en el momento ofreciéndole frases positivas para que bloquee esa reacción.

Los sonidos fuertes son causantes de miedos auditivos en los niños, algunos sonidos son tan comunes como una sirena de una ambulancia, los ladridos de unos perros o los gritos de enfado. Los niños se muestran hipersensibles a estos ruidos o sonidos, así que los problemas se presentan cuando el sonido es muy alto y dura por un largo tiempo, pueden ocasionar un daño auditivo. La medición se mide a través de decibelios y si ésta medida es mayor 85 puede causar un daño irreparable al oído del niño.

En este sentido, el accionista de la empresa Cerrajeros, expresa de una experiencia que tuvo con un su hijo menor cuando lo llevó a un servicio a domicilio de la empresa Cerrajeros, donde se utilizó una maquinaria que creó un ruido espantoso y el niño salió corriendo desesperado tapándose los oídos. Lo que dio la impresión que estaba en una etapa de pánico, se apagó la maquinaria y se le explicó que era necesario hacer el trabajo. Queda claro, que es un descuido someterlo a una situación como esa, sin haberle colocado unos tapones que se usan para cuidarse de sonidos muy fuertes.

Siempre es importante conocer investigaciones que llevan a cabo especialista, donde aseguran que los sonidos muy fuertes o ruidos muy elevados perjudican la audición, durante la etapa del crecimiento del niño, pueden ocasionar problemas de la memoria, retardo en el aprendizaje, problemas cardiovasculares, ansiedad, estrés y alteraciones en el cerebro y en el oído. Alerta esto son estudios científicos y comprobados, pero el experimento fue realizado en un laboratorio con ratones.

La hipersensibilidad de los niños al ruido agudo como la de un timbre o la de una sirena, se considera una enfermedad que molesta de manera agresiva a los menores. Es una enfermedad que es común en niños especiales con problema cognitivo en el proceso de desarrollo; estando presente en niños con autismo y síndrome de Down. Los especialistas opinan que también los niños sin estos síndromes también sufren de hipersensibilidad al ruido, manifestándome que colocarle auriculares o audífonos a niños a temprana edad para escuchar música, escuchar videos o para los juegos electrónicos son perjudiciales para los niños afectado a su salud en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *