El ruido y la productividad laboral

El exceso de ruido afecta a todos los niveles de la vida, también al ámbito laboral. En ocasiones ese ruido proviene del interior del espacio en el que se trabaja: timbres, teléfonos, tránsito de personas, etc. Pero otras veces proviene del exterior, del ruido del tráfico en calles y carreteras.

El origen, en este sentido, no tiene demasiada importancia, porque el resultado es el mismo. Los expertos calculan que en un entorno ruidoso se reduce la productividad hasta en un 33 por ciento. Cuando el ruido es elevado y constante es mucho más difícil concentrarse, se genera más estrés y más frustración. El ruido puede provocar problemas de audición, cansancio y dolores de cabeza. Y todo ello afecta al rendimiento laboral.

Ruidos de los que, a veces, no son conscientes ni trabajadores ni empresarios, a pesar de la rebaja del rendimiento de los empleados. Por eso es tan importante concienciar sobre un problema muy común y de consecuencias serias, en primer lugar para el empleado, y en segundo lugar para el propio negocio.

Tomar medidas para evitar las consecuencias del ruido excesivo es importante, pero no se trata de insonorizar, por ejemplo, la oficina. A veces con una medida mucho más sencilla, como es trasladar los puestos de trabajo a otras zonas, alejándolos de ventanas, es suficiente. Cierto es, sin embargo, que en la mayoría de la ocasiones la solución del problema pasa por un mejor aislamiento del exterior, especialmente en ventanas, e incluso con la instalación de barreras acústicas exteriores.

Se trata de inversiones que pueden resultar costosas, pero los resultados no tardarán en verse. Trabajadores que se concentran en sus tareas son trabajadores que rinden más y mejor. Trabajadores que no están bajo la constante presión de unos niveles sonoros elevados son trabajadores que enferman menos. Y todo ello se traduce en una mejora de la productividad y, con ello de los beneficios empresariales. Por ello nunca hay que pasar por alto el problema que el ruido supone en el trabajo.