El ruido afecta el desempeño escolar de los niños

Existe un límite en que los sonidos se convierten en ruido y molestan a cualquier tipo de personas de una manera u otra. Ese límite, exactamente, es cualquier número mayor a 90 decibelios. Para que se tenga una idea clara de del tema, en el silencio absoluto se perciben 0 decibelios, mientras que en el despegue de un avión se percibe 150 decibelios. Los humanos nos concentramos y no nos molestan sonidos de cuarenta decibelios, lo cual es exactamente la cantidad de sonido percibido en una biblioteca común. Dicho esto, podemos notar que un ambiente se presta para una actividad u otra de acuerdo a la cantidad de sonido que presenta. Por ejemplo, las bibliotecas son el hábitat ideal para los lectores ya que los decibelios captados son muy bajos, mientras que una carretera, por sus altos decibelios, no permite otra actividad más que la circulación de vehículos.

Recientemente, en España, los padres de hijos en etapa escolar están preocupados por la disminución del rendimiento académico de sus hijos. Los padres integrantes del personal de la fontaneria de urgencia manifestaron su angustia con respecto a la falta de atención que sus hijos presentan en las aulas de clase. Y es que no sólo en España sucede esto, estudios realizados demuestran que últimamente los niños tienden a disminuir calificaciones si residen en ambientes no propicios para el estudio. Cuando decimos “ambientes no propicios para el estudio” hablamos de aulas donde los decibelios de sonido son tan altos que no permiten la concentración necesaria para el estudio.

La contaminación acústica supone un gran problema para la humanidad, ya que, si los niños no pueden ser bien educados a causa de esa contaminación, muy probablemente nuestro futuro no sea el que esperamos, pues los niños son el futuro de las naciones y el estudio es el progreso de un país. En ese sentido, la mayoría de escuelas catalanas tienen una cantidad de sonido ampliamente mayor a los 55 decibelios, la cual es la cifra óptima de sonido para el confort y bienestar de los niños.

Las causas de que las escuelas superen con diferencia los 55 decibelios son variadas y dependen en gran medida de la hora en que sean realizadas las pruebas de sonido. Sin embargo, los expertos han llegado a la conclusión de que la principal causa es la cercanía de las escuelas con el tráfico ferroviario. Una parte considerable de las escuelas catalanas son construidas en espacios adyacentes a las vías del tren por el bajo costo que suponen el terreno y construcción per se. Por lo tanto, en busca de economizar en gastos se pone en riesgo la salud y la educación de nuestros niños.

En consecuencia, sólo queda comentar con los cerrajeros profesionales de avenida de Europa de Pozuelo y exhortar a los entes correspondientes que antes de llevar a cabo cualquier edificación, lo principal y primordial es la salud y el bienestar humano, porque siempre será preferible no ahorrar para no lamentar, pues lo barato termina, en la mayoría de los casos, saliendo caro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *